12 febrero, 2019
Opinión

Solá: “Aranguren debería ir preso”

Post Image

El candidato a presidente y líder de Red por Argentina, Felipe Solá en declaraciones a la prensa dijo que: “Aranguren debería estar preso, primero por incumplimiento de los deberes de funcionario público,  y en segundo lugar por tomar medidas que impactaron en 11.300 millones de dólares en menos de 3 años, equivalentes a  todos los subsidios que se le dieron a las generadoras por encima de los 2,60 dólares en boca de pozo, que era el precio que regía en diciembre del 2015. Eso era lo que se le pagaba a los productores de gas convencional. Si uno toma todos los aumentos y se multiplican  por la producción da esa cifra escandalosa, sin ningún fundamento ni explicación ni ninguna contraprestación formal y escrita, y además sin ningún control posterior”.

Solá manifestó que “esto era un camino preanunciado, hubo gente que compró áreas petroleras, áreas gasíferas, se ubicó en el sector de la generación, del transporte y de la distribución, sabiendo que ese camino iba a ser inexorable, porque el gobierno ha demostrado que el aumento del gas y la electricidad le interesa mucho más que la evolución del costo de vida o de los salarios, ya que subieron 3 mil por ciento la electricidad y un porcentaje similar el gas, mientras que la variación salarial rondara entre 140 y 150 %. Hay un menor consumo per cápita, y eso el gobierno lo toma como un mérito, mientras la gente se perjudica porque Aranguren le puso la electricidad a precios increíbles”. Con respecto a la justicia expresó que: “Me parece que en algunos juicios los tiempos no son judiciales, son políticos. No solo el juicio a Cristina sino otros también, por eso no tiene ninguna credibilidad la justicia federal. Hay gente presa que desde el punto de vista de la prisión preventiva no debería de estarlo y hay gente que está en libertad porque se disfrazó en la figura del arrepentido. En vez de ser un arrepentido que sirve para destrabar, se pone al servicio del fiscal con tal de negociar una eximición de prisión. Ante esta situación la credibilidad de los arrepentidos es relativa”.